miércoles, 18 de julio de 2012

¿Steve Jobs tenía razón y el modelo perfecto es la creación de software y hardware?

¿Steve Jobs tenía razón y el modelo perfecto es la creación de software y hardware?:
Steve Jobs tenía una idea arraigada y era que el modelo tecnológico perfecto era el de la creación tanto de hardware como de software. Lo vimos con el paso del tiempo, esta idea tuvo tanto detractores como amantes y muchos salieron a decir que se trataba de una locura porque no generaría las ganancias que tendrían otros modelos como el de Microsoft. Con el paso del tiempo empezamos a ver que más y más empresas se empiezan, al menos, tratar de trabajar bajo este esquema. ¿Apple tenía razón?

¿Se imaginan que, de fábrica, venga instalado en un ordenador creado por Apple un sistema operativo que no sea Mac OS X? Yo, al menos en el futuro cercano -y diría que en el lejano tampoco-, yo no puedo hacerlo. El tío Steve, no solo en la biografía sino en decenas de notas y declaraciones que dio a lo largo de su vida, dejó clarísimo que él opinaba fervientemente que el modelo perfecto era la creación no solo de hardware sino también el desarrollo de software.
La lógica que surge desde las palabras de Jobs no es una locura, sino completamente entendible más allá que estemos de acuerdo o no. Él decía que una empresa que crea su hardware y el software puede complementarlos y, de esa manera, hacer que ambos exploten sus características al máximo.
El modelo de Microsoft, desde sus inicios contando unas pocas excepciones, es muy diferente. Ellos desarrollan su sistema operativo para básicamente todos los ordenadores que están ahí afuera y quieran comprar licencias. El hardware puede variar increíblemente. Desde uno con un núcleo hasta otro que posee cuatro o desde uno con 2GB de RAM hasta otro con 16GB. Un sistema operativo fue creado especialmente para un hardware determinado mientras que otro para cualquiera que esté ahí afuera y cumpla con las especificaciones mínimas. En los últimos tiempos estamos viendo que esto empezó a cambiar, al menos unos indicios de ello.
Apple continúa con su modelo y no modificó nada, mientras que Microsoft, Google e incluso Amazon (en menor medida porque toqueteó mucho Android en vez de crear el propio) empezaron a pisar la tierra del campo de las manzanas.
Microsoft presentó su Surface que tendrá la última versión de su sistema operativo, Windows 8, que fue lanzada hace cuestión de semanas. El hardware de la tableta fue supervisado por Microsoft y, como es lógico, el software toqueteado para sacarle el máximo provecho. Después de ver el éxito que tiene el iPad después de años y años de estar en el mercado sin ningún competidor que le pueda robar un gran porcentaje en el mercado, para que van dándose cuenta que, quizás, Jobs tenía razón.
Lo mismo sucedió con Google y su Nexus 7. ¿Cuántas tabletas con Android hay en el mercado? La verdad es que son incontables. ¿Cuántas tuvieron éxito notable? Muy, muy pocas. Esto se debe a la gran fragmentación, al gran problema de actualización y a que ninguna es un verdadero competidor. La gran G notó esto, decidió tomar cartas en el asunto y fabricar la propia que utilice el último lanzamiento de su sistema operativo móvil y que no tuviera problemas a la hora de actualizar o recibir parches. Todavía no sabemos cómo les irá, pero si bien no fue manufacturada por ellos sino por Asus, sí fue supervisada al máximo para que la fusión entre Jelly Bean y sus componentes tenga la mejor relación posible.
El modelo que eligió Steve Jobs hace años fue, al menos para su compañía, el mejor. Las ventas lo demuestran y el éxito de sus dispositivos también. Habrá que ver si los nuevos lanzamientos continúan revelando que, después de todo, tenía razón.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada