domingo, 4 de diciembre de 2011

Apple deja de usar Carrier IQ, el polémico software de monitorización telefónico

Apple deja de usar Carrier IQ, el polémico software de monitorización telefónico:

Es la polémica de los últimos días. Carrier IQ, un software espía que se instala de serie en los terminales telefónicos para monitorizar el uso de los smartphones por parte de los usuarios, será completamente eliminado de los dispositivos de Apple.



Carrier IQ dejará de estar presente en los iPhone de la firma de la manzana. El polémico software de control y registro de datos saltó a la palestra a finales de la semana pasada debido a su importante violación de la privacidad intrínseca de millones de usuarios por todo el mundo. Un reputado y venerado programador y desarrollador de software de seguridad para Android, Trevor Eckhart, descubrió la agresiva forma de control y espionaje que desempeñaba Carrier IQ en algunos terminales de la plataforma. Tras haberlo aireado a la opinión pública en forma de dossier y vídeo (YouTube), la misma empresa consciente de la importancia de la filtración, incluso intentó acciones legales contra el programador. Apple, a tenor del miedo desatado por los clientes de su plataforma, habría decidido de forma oficial abandonar el uso del software tras la dudosa forma de proceder de dicha compañía de monitorización:


“Dejamos de soportar Carrier IQ con iOS 5 en la gran mayoría de nuestros productos, y en el futuro lo eliminaremos completamente mediante una actualización de software.”


Y continua:


“Nunca hemos registrado las pulsaciones del teclado, mensajes o cualquier otra información personal entre los datos de diagnóstico y no tenemos planes de hacerlo en el futuro.”




¿Qué hace este software espía o cómo funciona? Instalado dentro del mismo operativo, Carrier IQ se encarga de controlar las llamadas entradas y salientes del usuario, así como las horas de las mismas, encargándose además de registrar los SMS enviados o recibidos, así como las webs visitadas. Por si fuera poco, también rastrea la señal GPS del dispositivo, con lo que podría indicar a esta empresa la posición exacta del usuario. Y todo ello, bajo redes inalámbricas de cualquier naturaleza: 3G y Wifi. Cabe decir, que en los teléfonos de Apple, el impacto es mucho menor que en otras plataformas como Android, o en otros fabricantes como HTC, Nokia o Samsung, ya que en el caso concreto de iOS y el iPhone, dicho software solo se pone en funcionamiento cuando el sistema se encuentra en modo diagnóstico, y siempre, bajo nuestra propia autorización.


Si queréis saber si está desactivado en vuestro iPhone porque os quedáis más tranquilos, o por si lo activasteis de manera accidental, solo tenéis que acceder a Ajustes, y una vez allí, a General > Información > Diagnóstico y uso.


La mayoría de fabricantes y responsables, habrían dado largas echándole la culpa a las teleoperadoras de algunos países, entre ellos Estados Unidos o Portugal, donde parecen obligar a instalar el software espía en los terminales que se disponen a comercializar u operar bajo sus redes. Con la eliminación del software de manera oficial, Apple demuestra su férrea política alrededor de la monitorización de sus usuarios, que ya le habría causado más de un disgusto en el pasado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada